Noticias
Coronavirus y reuniones generales 2020: La pandemia de coronavirus tiene un impacto masivo en todas las áreas de la vida social, incluyendo las empresas y sus reuniones generales anuales. Debido a la prohibición nacional de contacto, se prohíben las reuniones de personas con más de dos personas. Dado que las asambleas generales anuales ordinarias en la primavera de 2020 ya no son legalmente posibles, el legislador ha reaccionado con una ley de medidas para las empresas.

Una visión general de los controles de la corona para HVs:

En resumen, hay dos opciones para las empresas y su junta general anual en 2020: las empresas cuya junta general anual está prevista deben examinar si una junta general digital y virtual es posible para ellas o si la junta general puede aplazarse a una fecha posterior en 2020.

A continuación, ofrecemos una visión general de las normas que permiten mantener la MGA a pesar del coronavirus:

Legislación de emergencia sobre el coronavirus – Reunión General Anual 2020

En la nueva legislación de emergencia sobre el virus de la corona se tratan los efectos de la crisis en las asambleas generales; más concretamente en el artículo 2 de la Ley sobre medidas en el derecho de sociedades, cooperativas, asociaciones, fundaciones y propiedades residenciales para combatir los efectos de la pandemia de la corona, Gaceta de Leyes Federales 2020 I, p. 569, 570. A falta de una abreviatura oficial, se utiliza aquí la abreviatura «COVID-AktG». Las disposiciones de la legislación de emergencia de la corona entraron en vigor el 28 de marzo de 2020.

¿Cuáles son las empresas afectadas por la Ley de Medidas Corona?

El legislador no interfirió en la Ley de Sociedades Anónimas de Alemania con la Ley de Medidas para la Crisis de la Corona, sino que adoptó una Ley de Medidas provisional. Esto se limita al período de la crisis de la Corona. El ámbito de aplicación se refiere a todas las sociedades anónimas y sociedades de responsabilidad limitada por acciones, en gran parte también a las SE y a las mutuas de seguros (art. 1, párr. 8 y párr. 9 de la COVID-AktG).

¿Por qué período de tiempo se aplica la regla de la corona para la junta general?

Las reglas de la corona sólo se aplican a las juntas generales de las empresas que se celebran en 2020. Es posible una prórroga por orden legal hasta el 31 de diciembre de 2021 a más tardar, si se considera necesario debido a los efectos continuos de la pandemia de la corona.

La virtualización de la Reunión General Anual 2020

§ El artículo 1 (1) de la COVID-AktG hace uso de las posibilidades ya contenidas en la Ley de Sociedades Anónimas alemana para la virtualización/digitalización de la Junta General Anual (participación electrónica, voto por correo, transmisión de imagen y sonido); como excepción a la Ley de Sociedades Anónimas alemana, el Consejo de Administración también puede adoptar estas medidas sin la autorización de los estatutos o el reglamento interno.

Reunión general anual sin presencia física – Regulación especial de Corona 2020

§ El artículo 1 (2) de la COVID-AktG va más allá de los instrumentos actuales de la ley de sociedades anónimas. El Consejo de Administración puede decidir que la Asamblea General se celebre como una asamblea general virtual sin la presencia física de los accionistas o sus representantes, siempre que se cumplan los requisitos del párrafo 2 nº 1-4. Según el memorando explicativo de la ley (BT-Drucks. 19/18110, pág. 26), la participación en la Junta General Anual sólo es posible entonces por conexión electrónica. Esto significa que, debido al coronavirus, la Reunión General Anual 2020 puede tener lugar en forma de participación en línea.

Según la ley general de sociedades anónimas, tal junta general puramente virtual es en realidad inadmisible (full hM; por ejemplo Kubis en: MünchKommAktG, 4ª edición 2018, AktG § 118 marginal 20), ya que una junta general debe tener lugar legalmente en un solo lugar. Por otra parte, las nuevas medidas Corona excluyen el derecho a participar y asistir, que de otro modo se da por sentado. La crisis de la corona permite así una desviación de la ley general de sociedades anónimas para las empresas.

Decisión del Consejo de Administración

El requisito previo para una reunión general anual virtual es, en primer lugar, una «decisión» de la Junta Ejecutiva. La estructura de este procedimiento de toma de decisiones no está regulada por la ley; en cambio, la ley utiliza el término «resolución por mayoría simple» en el párrafo 2 del artículo 121 de la Ley de comercio exterior. No está claro si la decisión de la junta directiva según la nueva regla de la corona (art. 1, párr. 2 de la COVID-AktG, art. 121, párr. 2 de la AktG) se aplica en consecuencia o si se aplica la regla general del art. 77, párr. 1 de la AktG. Es correcto que el párrafo 2 del artículo 121 de la AktG se aplique en consecuencia a la decisión de la Junta Directiva como resultado de la conexión de hecho. Además, el apartado 2 del artículo 1 de la COVID-AktG se refiere al Consejo de Administración como un órgano, pero no a los miembros individuales del Consejo de Administración (Rottnauer NZG 2000, 414, 415), incluso si la convocatoria estuviera cubierta por la responsabilidad del departamento o el poder de representación (Kubis en: MünchKommAktG, 4ª edición 2018, artículo 121 marginal 15).

La Ley de Medidas Corona (Sección 1 (2) COVID-AktG) contiene tres «opciones de decisión» para la Junta Directiva: En primer lugar, la exclusión de la presencia física de los accionistas o sus representantes de la Junta General Anual. La segunda es la decisión de cómo responder a las preguntas. En tercer lugar, la posibilidad de un «requisito» de que las preguntas se presenten por comunicación electrónica al menos dos días antes de la reunión. La aplicación correspondiente del artículo 121 (2) de la AktG a todas estas opciones de acción es apropiada.

¿Cuándo tiene que tomar el Consejo de Administración las decisiones para la Junta General Anual?

La Ley de Medidas Corona no contiene ninguna especificación sobre cuándo y cómo la decisión comunicada por el Consejo de Administración será vinculante y efectiva. Es evidente que la decisión de la Junta Directiva debe incluirse en la convocatoria, de conformidad con la primera frase del párrafo 3 del artículo 121 de la Ley de Sociedades Anónimas de Alemania. Esto se desprende de la sistemática jurídica de esta disposición. Si en la situación normal (frase 1 del apartado 3 del artículo 121 de la AktG) hay que indicar el lugar, ello sirve naturalmente para que los accionistas puedan participar activamente en la Junta General mediante la presencia física. En consecuencia, se requiere generalmente más información para que los accionistas puedan encontrar el lugar de celebración de la Junta General Anual (Kubis en: MünchKommAktG, 4ª edición 2018, AktG § 121 marginal 39).

Esto debería reflejarse en la Sección 1(2) de la Ley COVID. Se desprende indirectamente del § 1, párrafo 2, página 2 aE: Si el Consejo de Administración fija un objetivo para las preguntas, los accionistas deben tener la oportunidad de prepararse para ello. La mejor manera de hacerlo es en el aviso de convocatoria de la reunión. Por esta razón, la convocatoria debe incluir la exclusión de la presencia física de los accionistas de la Junta General.

Información técnica para los accionistas sobre la Junta General Anual virtual

A fin de permitir el ejercicio de los derechos de los accionistas de conformidad con el párrafo 2 núms. 1 a 4, la notificación de la reunión debe contener también información técnica al respecto,

  1. Cómo los accionistas pueden recibir la transmisión de imagen y sonido,
  2. En qué forma es posible el ejercicio del derecho de voto,
  3. Cómo los accionistas pueden hacer uso de la posibilidad de la pregunta y
  4. En qué sentido se concede la posibilidad de una apelación.

La intensidad y la claridad deben ser comparables a la información ya requerida para las sociedades que cotizan en bolsa de conformidad con el artículo 121 (3) No. 2 AktG. Por supuesto, cabe señalar que el § 1, párrafo 2 de la COVID-AktG, como se ha explicado, no se limita a las sociedades que cotizan en bolsa, lo que no excluye, sin embargo, la posibilidad de ampliar el grado de concreción de esta norma al § 1, párrafo 2 de la COVID-AktG.

Según la disposición especial sobre virus de la coronación (art. 1, párrafo 6 de la ley COVID-AktG), las decisiones del Consejo de Administración en virtud del art. 1, párrafo 1, párrafo 5, requieren la aprobación del Consejo de Vigilancia; para el Consejo de Vigilancia, la disposición sobre virus de la coronación (art. 1, párrafo 6, página 2 de la ley COVID-AktG) prevé una simplificación en lo que respecta a la adopción de resoluciones, aunque los estatutos no contengan ninguna estipulación al respecto. Estas reservas de consentimiento no son nuevas (véanse los artículos 59, párrafo 3, 111b, párrafo 1, 114, párrafo 1, 202, párrafo 3, frase 2, 204, párrafo 1, frase 2 y 205, párrafo 2, frase 2). El objetivo legislativo es prevenir los abusos y preservar la competencia de la junta de supervisión (BT-Drucks. 19/18110, pág. 27).

¿En qué momento debe estar disponible el consentimiento y cuáles son las consecuencias legales de su ausencia?

La regulación de los coronavirus en los casos ya existentes no está clara. Por ejemplo, el párrafo 1 del artículo 111b de la Ley de sociedades anónimas de Alemania se refiere expresamente al consentimiento previo de la Junta de Supervisión; sin embargo, la conclusión de que, en ausencia de esa referencia, el consentimiento posterior también sería efectivo no se concluye en el caso del párrafo 3 del artículo 59 de la Ley de sociedades anónimas de Alemania (en el que falta esa adición temporal) (aparentemente generalgM; Bayer en: MünchKommAktG, 5ª edición 2019, AktG § 59 marginal 10 mwN).

Recomendación sobre la eficacia de las decisiones

No está claro si una violación lleva a la invalidez de una orden de conformidad con la Sección 1 (2) COVID-AktG. Un motivo de ineficacia podría ser que el legislador tiende a realizar otro resultado previsto (la violación no conduce a la ineficacia) con disposiciones de objetivo (art. 202, párr. 3, frase 2 de la AktG). Por otra parte, se aplica el principio de que una gestión defectuosa no afecta a la relación con el exterior (por ejemplo, en relación con la frase 2 del párrafo 1 del artículo 204 de la Ley de Sociedades Anónimas): Koch entra: Hüffer/Koch, AktG, 14ª edición 2020, AktG § 204 número marginal 8). Un efecto expreso sobre la relación externa se regula en el artículo 114, párrafo 1, de la Ley de Comercio Exterior. Así pues, según el estado actual de los conocimientos, en todo caso el carácter sistemático y, además, la urgencia del asunto indican que una violación del artículo 1 6) de la ley COVID-AktG no afecta a la validez de las «decisiones» adoptadas con arreglo al artículo 1 2) de la ley COVID-AktG. Por supuesto, la recomendación urgente sólo puede ser obtener dicho consentimiento y, para estar seguros, también reproducirlo en el aviso de convocatoria, por ejemplo, de la siguiente manera:

«El Consejo de Administración ha decidido, con el consentimiento del Consejo de Supervisión, que la reunión se celebrará como una junta general virtual sin la presencia física de los accionistas o sus representantes…»

En vista de que, para reducir el riesgo de infección, debe evitarse la celebración de una junta de accionistas, se plantea la cuestión de si, en el caso de una decisión adoptada de conformidad con el párrafo 2 del artículo 1 del COVID-AktG, no es necesario indicar el lugar de la junta general en casos excepcionales. Esto se debe a que la finalidad normativa del § 121, apartado 3, frase 1, de la Ley de Sociedades Anónimas alemana (posibilidad de encontrarla) podría contribuir aquí al hecho de que los accionistas, por costumbre o por rechazo del procedimiento según el § 1, apartado 2, de la COVID-AktG, se dirigen sin embargo al lugar indicado y posiblemente intentan acceder bajo protesta. Esto es inaceptable según el propósito estándar del § 1, párrafo 2 COVID-AktG (protección de la salud). Por tanto, la frase 1 del apartado 3 del artículo 121 de la AktG debe interpretarse de forma que no sea necesario indicar la dirección postal del «lugar de reunión» en los casos del apartado 2 del artículo 1 de la COVID-AktG. Además, se recomienda una advertencia explícita:

«La decisión de la Junta Directiva de celebrar la Junta General Anual sin la presencia física de los accionistas sirve para proteger a los participantes de los riesgos para la salud derivados de la celebración de eventos masivos durante la pandemia de COVID 19. Por esta razón, no se revelará la ubicación exacta del lugar de la ciudad de Colonia donde se encuentran la Junta Ejecutiva, el Consejo de Supervisión, el presidente de la reunión, el notario público y los apoderados de la Sociedad. Los accionistas que, no obstante, estén presentes no tendrán acceso; la Sociedad hará uso de su derecho domiciliario. Aconsejamos encarecidamente, también para la protección de su salud, que no intente localizar o visitar la ubicación de los locales mencionados.

Los requisitos individuales de acuerdo con el artículo 1, párrafo 2, página 1 del COVID-AktG también son dignos de ser discutidos. Según el No. 1, la transmisión de video y audio de toda la reunión debe tener lugar. Esto se basa probablemente en el Art. 8 (1) lit a de la Directiva de Derechos de los Accionistas, según el cual es posible una «transmisión directa» de la Junta General. En la exposición de motivos de la ley, el legislador deja claro que en realidad se refiere a la totalidad de la reunión, incluido el debate general y las votaciones (documento impreso del Bundestag 19/18110, pág. 26). Es evidente que se trata de algo más que la transmisión hasta ahora generalizada del discurso del presidente del consejo de administración (sobre este tema por Holten/Bauerfeind AG 2018, 729, 733). Ya no hay requisitos en la versión actualmente válida del GCGC (véase, por el contrario, la sección 2.3.3 del GCGC en la versión de fecha 7 de febrero de 2017, que sólo mencionaba la posibilidad de proseguir con el discurso, sin participar en él).

COVID-AktG no estipula que una transferencia deba hacerse exclusivamente a los accionistas. Ciertamente, también debería ser posible que una transmisión sea recibida por las personas cuya participación en la Junta General suele estar permitida (como los representantes de los medios de comunicación; véase Kubis en: MünchKommAktG, 4ª edición 2018, AktG § 118 marginal 109). Sin embargo, si no se concede a esas personas el derecho a participar, no hay, por supuesto, obligación de poner a su disposición la transmisión de vídeo y audio. Es cuestionable que la Junta Directiva pueda hacer accesible a cualquiera la transmisión de vídeo y audio de toda la reunión. En el caso de una reunión general anual celebrada en persona, corresponde al presidente de la reunión decidir si se admiten invitados (Kubis en: MünchKommAktG, 4ª edición 2018, AktG § 118 marginal 109, 113). Allí, el presidente de la reunión ejercerá la debida discreción con respecto a criterios como la escasez de espacio, etc., la práctica habitual y los intereses de la empresa.

No hay escasez de espacio en Internet; la transmisión al público en general es en principio posible sin ninguna restricción. No está claro si el consejo de administración puede decidir también que la transmisión de vídeo y audio de toda la reunión pueda hacerse no sólo a los accionistas sino también al público en general; tampoco está claro si esta decisión no debe ser tomada por el presidente de la reunión (paralelamente al voto de asistencia). Para estar seguros, hay que proceder de manera conservadora y sólo conceder «acceso» a las personas que normalmente también serían admitidas como invitados en una reunión general (empleados meritorios, representantes de la prensa, etc.). La decisión debe ser anunciada por el consejo de administración y confirmada por el presidente de la reunión. En cualquier caso, el presidente de la reunión debe estar autorizado a revocar el «acceso» en cualquier momento (esto también se aplica a la presencia de Kubi en: MünchKommAktG, 4ª edición 2018, AktG § 118 marginal 116).

Conclusión: El Coronavirus y su impacto en la Reunión General Anual 2020

Con la nueva Ley de Medidas de la Corona, es posible que la Asamblea General Anual se celebre a pesar de la crisis de la corona. Las empresas pueden ahora retenerlos virtualmente. La Asamblea General Anual es necesaria para que las empresas decidan las medidas de acción necesarias y puedan reaccionar eficazmente a las consecuencias de la crisis de la corona.

Agradeceríamos que nos dieran su opinión en info@schmitzheinze.de. Esperamos poder actualizar esta contribución a la Asamblea General Anual durante la crisis de la corona pronto.

¿Tiene alguna pregunta o desea un servicio notarial?

Contáctenos ahora